Salud dental
Salud

La salud dental: Un reflejo de la salud de nuestro cuerpo

Cuando nos referimos a la salud en general, es posible que nos olvidemos de pensar en nuestra salud dental, sin tener en cuenta que ésta es una parte importante de nuestras funciones.

Por qué la salud bucal repercute en la salud en general

Una buena salud dental contribuirá a que nuestro organismo se sienta mejor en general, ya que una dentadura descuidada puede contribuir a contraer enfermedades de distintos tipos.

Si pensabas que la salud y la higiene de nuestros dientes son completamente distintas a la salud de nuestro organismo, no estabas en lo cierto.

Para empezar, la boca y los dientes son la vía de entrada hacia el sistema digestivo y el sistema respiratorio, por lo que cualquier inconveniente de salud que demuestre tu boca, puede repercutir en éstos.

Una mala higiene de nuestra boca, es decir, cuando no nos cepillamos los dientes al menos dos veces al día y cuando tampoco utilizamos hilo dental, puede permitir que todas las bacterias pueden alojarse en nuestra boca para convivir en nuestro organismo sin ser controladas o eliminadas.

El libre desarrollo de estas bacterias dentro de la boca puede desembocar en diferentes enfermedades e infecciones, como pueden ser las caries y otras enfermedades que se alojan en nuestras encías.

Muchos estudios científicos han sugerido que la alta acumulación de bacterias en nuestra boca y la periodontitis, es decir, la enfermedad que produce una fuerte inflamación de las encías, podrían ser muy nocivas para otros tipos de enfermedades.

Salud bucal

Por ejemplo, en el caso de sufrir enfermedades que bajan nuestras defensas, y por lo tanto, la resistencia a estados infecciosos, como pueden ser el VIH/sida y la diabetes, entre otras. Lo que a priori puede parecer solo una infección bucal con una rápida solución, se puede convertir en un problema mayor que puede tener consecuencias muy graves.

Enfermedades asociadas a la salud de nuestros dientes

La contribución a una mala salud bucodental respecto a otras enfermedades de nuestro organismo, está comprobada médicamente.

Incluso el mejor dentista en Barcelona te indicará que una mala higiene bucal puede llevarnos a tener pequeños conflictos dentro de nuestra boca, algo que contribuirá a sufrir las siguientes enfermedades.

Problemas en el embarazo y el parto

En las mujeres, una mala higiene bucal y un caso de periodontitis puede llegar a tener incidencia en conflictos relacionados al nacimiento de los bebés, como que éstos nazcan de forma prematura o que tengan bajo peso al nacer.

Problemas respiratorios

Al ser la boca el canal de acceso a las vías respiratorias, determinadas bacterias que pueden alojarse en nuestra dentadura podrían llegar hasta nuestros pulmones, causando neumonía y otros tipos de enfermedades respiratorias.

Endocarditis

La endocarditis se produce cuando gérmenes o bacterias de diferentes partes del cuerpo llegan hasta ciertas zonas del corazón, mediante la propagación a través del torrente sanguíneo.

Problemas cardiovasculares

Diferentes estudios han lanzado como resultado que la mala salud dental y las bacterias que allí se alojan, pueden contribuir de una manera que aún no se ha entendido del todo, sobre diferentes enfermedades cardíacas, y a un accidente cerebrovascular, entre otros problemas alojados en el miocardio.

Cómo cuido mi salud bucal

Teniendo en cuenta todos los inconvenientes que nos ofrece un mal tratamiento de nuestra boca y nuestros dientes, es conveniente tomar determinadas precauciones y seguir los procedimientos comunes de higiene bucal, para prevenir enfermedades.

Proteger tu salud bucal requiere solamente de estos pasos:

  • El cepillado de dientes, al menos dos veces al día, utilizando una pasta dental que contenga flúor, es la primera de las reglas para una mejor salud dental.
  • Utilizar otros elementos que contribuyan a la higiene, como los enjuagues bucales y el uso de hilo dental, eliminará todos los restos de comida, y por lo tanto, las bacterias.
  • Comer adecuadamente, consumiendo alimentos que no contengan grandes concentraciones de azúcar añadida también será importante.
  • Evitar el tabaco.
  • Cambiar tu cepillo de dientes aproximadamente cada tres meses, o cuando veas que sus cerdas están muy gastadas.
  • Consultar periódicamente con el dentista.

La salud dental es tan importante para nuestras funciones vitales, como la del resto de nuestro organismo, y cuidarla es nuestra responsabilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.