Instalación solar fotovoltaica conectada a la red
Hogar

Instalación solar fotovoltaica conectada a la red: tipos y componentes

La energía es uno de los pilares para la vida confortable, ya que de ella depende el uso de elementos de iluminación, alimentación y domótica, entre otros. Sin embargo, en los últimos años, ha sido necesario innovar en materia de producción de energía para mejorar el planeta, existiendo la posibilidad de contratar energía verde. Entre estas innovaciones, se encuentra la instalación solar fotovoltaica conectada a la red, de la cual hablaremos en este artículo.

Desde el mes de abril de 2019, España cuenta con un Real Decreto n° 244/2019 donde se regulan las modalidades de autoconsumo y se establecen medidas para la transición energética del país, teniendo en cuenta las necesidades de los consumidores.

En este decreto se establecen también las formas posibles de contratar, distribuir y consumir energía, dándole un cuerpo de leyes del cual depende la instalación solar fotovoltaica conectada a la red y confirmándola como una alternativa de consumo.

También en la mayoría de comunidades autónomas, existen decretos y leyes que consideran y regulan el uso de instalaciones solares, así como de otros tipos de energías renovables como la eólica.

A continuación, te contaremos en qué consiste este tipo de instalación energética y cuáles son sus tipos y componentes, de manera que si estás considerando adoptar un modo de vida más económico y eco-amigable, puedas optar por esta opción para tu hogar.

¿Qué es una instalación solar fotovoltaica conectada a la red?

La instalación fotovoltaica conectada a la red es un tipo de complejo de producción eléctrica que depende de la luz solar para la producción de energía. Esto se logra a través del efecto fotoeléctrico que convierte la luz en electricidad, tratándose de un tipo de energía renovable, que no se agota y no genera contaminación.

Para la producción de energía a través de estos dispositivos se emplean las celdas o células fotovoltaicas, las cuales pueden estar fabricadas en silicio monocristalino, policristalino o amorfo, siendo un material semi-conductor que se pueden obtener de cristal de silicio o la mezcla de varios cristales según sea el caso.

Este tipo de instalación es parte del futuro de la industria eléctrica en medio de una crisis global por el cambio climático. Su aplicación puede destinarse al autoconsumo, siendo instalaciones de menor alcance, o en red para que puedan ser abastecidos varios espacios a través de energía solar de una misma planta o panel. 

Una instalación solar fotovoltaica conectada a la red suele estar compuesta en la mayoría de los casos puede estar compuesta por más de un panel. La energía generada dependerá del tamaño de la misma. A nivel ilustrativo, una planta de 15 kWh sita en zona soleada puede producir alrededor de 24.000 Wh por año, considerando que en la época de verano es posible tener la capacidad de producir más energía que en invierno.

Tipos de instalación solar fotovoltaica 

Existen dos tipos de plantas que parten de la energía lumínica solar para producir electricidad, que se diferencian en su magnitud y alcance. Unas están conectadas a la red y otras no.

Una instalación solar fotovoltaica conectada a la red es aquella que vierte la electricidad generada a la red eléctrica, funcionando como cualquier otro tipo de generador eléctrico. Por su parte, las instalaciones fotovoltaicas que no están conectadas a la red sirven para surtir puntualmente una zona o un elemento para su funcionamiento.

La instalación solar fotovoltaica conectada a la red a su vez se divide a su vez en dos tipos. 

Por un lado, están aquellas que producen energía para autoconsumo, es decir, que la electricidad producida por la planta solar sirve a quien la produce (en una casa por ejemplo) y además vierte a la red el resto de energía no consumida. Actualmente, existen placas solares sin necesidad de instalación como las placas solares plug & play.

Por otro lado, se encuentran las instalaciones fotovoltaicas de inversores o empresas, que comercializan la energía fotovoltaica generada…

Las instalaciones de autoconsumo, además de alimentarse de los paneles solares, están conectadas a la red eléctrica para poder cubrir por completo el suministro. Esto ocurre cuando no haya autogeneración (como por ejemplo las horas sin sol) o cuando la cantidad autogenerada sea inferior a la demandada. 

La potencia de los sistemas de autoconsumo, por lo general, oscila entre los 1,5 kW y los 100 kW, y se componen de más elementos que solo los paneles, como veremos a continuación.

Elementos que conforman una instalación solar fotovoltaica conectada a la red

Un sistema conectado a la red es la forma más cómoda de generar rentabilidad y economía, además de aportar a la protección del medio ambiente. En esta modalidad, durante el día el sistema aprovechará la luz para producir su propia electricidad, mientras que en la noche tomará la energía de la red. 

Esto se logra gracias a los componentes que interactúan en una instalación solar fotovoltaica conectada a la red, que son los siguientes:

  • Paneles solares fotovoltaicos: por supuesto, son el primer componente, pues son las piezas encargadas de transformar la energía lumínica en eléctrica de manera continua y dependiendo de la radiación solar. Por lo general, se instala un grupo de celdas en capas que sirven para captar los fotones.
  • Inversores: tienen por tarea transformar los fotones en electrones, es decir, partículas de electricidad. Los inversores pueden tener diferentes potencias, tanto monofásicas como trifásicas. La elección dependerá de la necesidad del consumidor.
  • Medidor de energía, que sirve para monitorizar en todo momento la electricidad generada y la vertida a la red como excedentaria… 
  • Además, las plantas fotovoltaicas más avanzadas utilizan baterías para poder verter durante los periodos de precios más elevados o durante las horas sin sol la energía acumulada.

Esperamos que pronto sean más personas las que puedan sumarse al cambio para generar energía limpia, renovable y sostenible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.