Guía para ganar con máquinas tragamonedas
Curiosidades

Guía para ganar con máquinas tragamonedas

Desde tiempos inmemorables, todos aquellos que se dedican a los juegos de casino, han querido descifrar de qué manera pueden aprovechar el funcionamiento de las máquinas tragamonedas, también conocidas como “máquinas tragaperras” para poder vencerlas y ganar cuantiosas cantidades de dinero gracias a su popularidad; sin embargo, muchos fallan en el intento ya que no analizan a fondo el proceso y les cuesta descubrir las tácticas que pueden usar para ello.

El avance tecnológico ha afectado, también, la forma en la que las máquinas tragamonedas nuevas trabajan. Anteriormente, el procedimiento que llevaban a cabo era más sencillo y, por lo tanto, se podía alterar con mucha más facilidad. No obstante, el algoritmo que emplean en la actualidad, especialmente aquellas electrónicas o las disponibles en línea, hace que sea más complicado entender de qué va todo lo que implica esta práctica y dificulta el establecer consejos al respecto.

Entonces la pregunta es: ¿se puede ganar dinero usando estas máquinas? Y la respuesta es un gran y concreto “sì”. Obviamente, no debe olvidarse que se trata de un juego completamente aleatorio, es decir, no existe un ser que sea capaz de decir con exactitud cómo tomar ventaja de ellas y ganar dinero. Una vez entendido que es imposible luchar contra esa aleatoriedad y saber qué movimiento realizará, entonces podemos proceder a desarrollar las técnicas que aumentarán o protegerán nuestras ganancias.

Hoy en día, se pueden jugar tragamonedas gratis, lo que reduce significativamente el monto de inversión pero hay que comprender algunos detalles. Mencionando, nuevamente, su aleatoriedad, es importante tener en mente que la máquina siempre dará algún premio y, sí, todo es cuestión de suerte. Algunas toman más tiempo en evidenciarlo ya que, tras varios movimientos, lanzan un único premio gordo; otras, por otro lado, dan pequeños premios fraccionados cada cierto tiempo.

Casino máquinas tragamonedas

Así que, teniendo esto en cuenta, tenemos que la idea principal de la estrategia no es controlar cómo trabaja la máquina, porque es imposible, sino administrar lo mejor posible la cantidad de dinero que emplearemos al jugar. Aunado a ello, no se recomienda usar tragaperras de alta varianza ni progresivas si lo que se busca es proteger la inversión debido a que el riesgo que se corre con ellas es considerablemente mayor y son para jugadores más experimentados.

Por el contrario, las tragamonedas de baja varianza, aunque dan premios más pequeños, pueden manifestarse más seguido, cuestión que aumenta las posibilidades de ganar a menor plazo y con menos riesgos de perder grandes sumas de dinero cuando apenas de está iniciando dentro de este mundo.

Otro factor importante es el retorno de dinero al jugador o RTP, lo cual consiste en el porcentaje de dinero jugado que se le devuelve al jugador. Usualmente, lo especifica la máquina en alguna parte. Con un RTP alto, el retorno sería cuantiosamente mejor, por lo que es recomendable irse por esta clase de tragamonedas.

Los grandes jugadores aconsejan prever con anticipación lo que se desee hacer y, de esa manera, establecer lo que se quiere ganar, lo que se dispone para invertir y su margen de error. Ganar o perder no está bajo nuestro control y, en muchas ocasiones, luego de ganar la primera vez, la persona quiere seguir jugando así que arriesga lo que ya tiene en sus manos por intentar conseguir algo que está lejos de ser seguro. Este es un error muy común y que puede costar muy caro.

También hay que entender que las pérdidas difícilmente se recuperan y hay que estar preparados para ello. Muchos pierden los estribos y, dejándose llevar por la impulsividad que genera una derrota, siguen apostando a un golpe de suerte colocando más dinero sobre la misma; acción que puede llevarnos a perder tanto lo ganado como lo jugado. Lo hecho, hecho está. Así que no pierdas la cabeza, acepta la posibilidad  de perder, entiende que no siempre vas a ganar y coloca tus propios límites.

Por último, siempre sé disciplinado y hazte caso a ti mismo. De nada sirve intentar entender las máquinas y crear estrategias para su uso, si al mínimo percance te saldrás de tus casillad e ignorarás todo lo que te llevó tiempo aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.