Como planificar una mudanza
Hogar

¿Cómo planificar una mudanza paso a paso?

Cambiarse de casa puede llegar a convertirse en una auténtica pesadilla, ya que resulta casi ilimitada la lista de detalles a los cuales debemos prestar atención. No solo se trata de empaquetar enseres, sino de realizar gestiones sobre servicios públicos, clasificar los artículos y dejar a mano lo que necesitarás inmediatamente al llegar.

Una mudanza es un cambio importante en la vida de una persona e implica una labor ardua, pero que perfectamente se puede llevar a cabo sin problemas y con la menor cantidad de inconvenientes, siempre que se planifique de forma cuidadosa y cada paso se cumpla con calma.

Para ayudarte a planificar una mudanza libre de contratiempos, hemos creado una pequeña guía paso a paso que seguro te resulta muy útil.

Fecha exacta para la mudanza

Para planificar y organizar todo lo necesario es preciso contar con una fecha exacta para la mudanza, ya que de eso dependerán los lapsos que se establezcan para cumplir con cada una de las tareas involucradas en la movilización hacia el nuevo lugar y tener el tiempo suficiente para vender, regalar, reciclar y donar todo aquello que no vayamos a utilizar.

Evalúa tu presupuesto

Vas a necesitar establecer cuál es tu presupuesto de mudanza y en base a esa cantidad, comparar  precios y elegir la empresa que mejor servicio pueda ofrecerte. Es importante que tengas una fecha clara y establezcas un contrato vinculante con el que puedas asegurar que el traslado de los enseres comenzará a la fecha y hora pactada.

Planificar una mudanza

Organiza, limpia y desecha lo que no necesitas

Tiempo antes de la mudanza deberás organizar tus pertenencias y decidir cuáles son las cosas que no te acompañaran a la nueva residencia. Comienza a colocar a un lado todo lo que consideras innecesario, pero que puede venderse, ser útil para otra persona que lo necesite, o que puede ser reciclado en lugar de arrojado al basurero.

Consigue suministros

Para organizar y embalar, necesitarás una serie de elementos, entre ellos cinta adhesiva, cajas de diferentes tamaños, etiquetas, rotuladores permanentes y plástico de burbujas para aquello que resulte más delicado. Todo lo que requieras para el momento de embalar, debes adquirirlo con antelación.

Clasifica, embala y etiqueta

Primero, clasifica los enseres según la importancia de uso y posteriormente, comienza a embalar aquellos que utilices con poca frecuencia, de modo que no tengas que estar destapando cajas buscando algo importante. Justo antes del viaje es que puedes guardar el resto de enseres y no olvides etiquetar cada caja con el contenido y señalando si se trata de contenido frágil, utilizando un rotulador permanente.

Crea un “Kit de Emergencia”

Una caja que debes preparar y tener a mano ha de contener enseres de cocina como platos y cubiertos, alimento de mascotas si las tienes, medicamentos de urgencia, ollas pequeñas, bolsas de té, galletas, toallas, jabón y todo lo que sea necesario utilizar una vez llegues a la nueva residencia y comience la instalación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *