Cambiar Correa Distribucion
Motor

Cuándo cambiar la correa de distribución del coche

La función de la correa de distribución de un vehículo es una de las más importantes para su correcto mantenimiento y funcionamiento. Se encarga, principalmente, de transmitir el movimiento del cigüeñal al árbol de levas, para que pueda abrir y cerrar las válvulas de admisión y escape de gases al pistón, también mueve la bomba de aceite, la de agua y la inyectora en los motores de diésel. La rotura de esta pieza es una de las averías más frecuentes.

La correa de distribución está hecha de caucho, goma y nylon, materiales que envejecen y se deterioran, por esto, en la mayoría de los casos se puede evitar la rotura de la correa si se lleva a cabo un mantenimiento adecuado y si detectamos a tiempo cualquier anomalía en el coche.

Un buen mantenimiento y revisiones periódicas

Un buen mantenimiento es indispensable para mantener en buen estado cualquier elemento de un vehículo, por este motivo, es muy importante consultar el libro de mantenimiento de cada coche, donde se podrán encontrar indicaciones muy útiles. En este caso, podemos encontrar la información acerca de cuándo hay que cambiar la correa de distribución, sin embargo, se recomienda revisar la correa de distribución por profesionales cada cinco años o kilómetros (según fabricante), los cuales puede detectar signos que indiquen el desgaste.

Correa Distribucion Coche

Todos los fabricantes de vehículos recomiendan el kilometraje máximo para cada coche, el cual delimita el momento en el que es necesario sustituir la correa de distribución, aunque este kilometraje solo es orientativo porque el desgaste de la correa de distribución depende de otros factores que pueden alargar o acortar su vida útil como, por ejemplo, el estilo de conducción de cada persona, los climas extremos o la humedad a la que se somete el vehículo.

Los síntomas del cambio de la correa de distribución

Además de realizar revisiones periódicas, se pueden observar diferentes signos y síntomas que nos avisen de que algo no está yendo bien con la correa de distribución de nuestro coche.

Vibración en el coche, notar una vibración mientras conducimos suele ser una clara señal de que algo en coche no va bien. Si se nota una vibración mientras el coche se encuentra detenido con los motores encendidos, es muy probable que el origen sea el mal estado de la correa.

Dificultades para arrancar, arrancar con más dificultades de lo normal y con algún que otro ruido extraño, es uno de los síntomas más frecuentes de una correa en mal estado.

Ruido en la transmisión, si se escucha un ruido anormal en la transmisión, es muy probable que se deba a que la tensión no sea la correcta, si bien es cierto que ajustando la tensión se puede resolver el problema, suele ser necesario un cambio de correa.

Grietas, decoloración o muescas en la correa, la inspección visual es de vital importancia para poder detectar cualquier signo de deterioro en la correa. Cuando se observan decoloraciones, grietas o una correa con demasiado brillo, es un aviso de que ha llegado el momento de cambiar la correa de distribución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *