Gráficos económicos, Depositphotos
Economía

Los mercados responden a la crisis del coronavirus

Ahora que parece que las medidas de contención están teniendo su efecto en el aspecto sanitario muchos de nosotros empezamos a preocuparnos por las secuelas económicas que las medidas tomadas y el miedo han tenido en la economía mundial.

Si China ya ha comenzado una lenta vuelta a la normalidad -y con la vuelta a la normalidad de las factorías chinas es de esperar que Apple pueda replantearse con mayores certezas como va a discurrir lo que resta de 2020- y Europa y EEUU se encuentran enfangados hasta el cuello en la pandemia, en Latinoamérica parece que las drásticas medidas tomadas para atajar los contagios están ayudando a evitar el colapso de su sistema sanitario, lo que no va a librarse de sufrir un severo correctivo va a ser la economía, igual que en el resto del globo, por otra parte.

Las bolsas se desploman

Aunque hay valores que resisten mejor que otros -Apple cotizaba el pasado día 3 de abril a 244,93 dólares cuando exactamente un mes antes cotizaba a 289,32 dólares, mientras que la banca se ha desplomado, por ejemplo, la acción del Banco Santander ha terminado el mes de marzo valiendo poco más de dos euros- es un momento arriesgado para entrar en bolsa. Es cierto que en momentos de crisis se crean grandes fortunas, pero también se producen quiebras catastróficas, y desde luego no siempre que una empresa se desploma en bolsa se convierte automáticamente en una ganga, de hecho es perfectamente posible que dicha empresa quiebre y por poco que nos costasen las acciones cuando las compramos estas terminen valiendo cero.

Mercado del coronavirus

Si no queremos comprar pero queremos invertir de todas formas existen las apps de trading de CFDs para Android y por supuesto para IOS, aplicaciones con las cuales podremos convertirnos en traders y tener en nuestro móvil todo lo necesario para operar, desde la propia plataforma de trading, hasta las actualizaciones del mercado. Pero no olvidemos que el trading de CFDs tiene unos riesgos diferentes a los de invertir en bolsa, y desde luego no es una forma fácil de hacer dinero. Por ejemplo, el apalancamiento con el que se opera, que funciona de multiplicador del valor de nuestra operación mediante el uso de deuda, y que ofrece mayores beneficios potenciales, tiene su contraparte en la muy real posibilidad de grandes pérdidas potenciales cuando la operación sale mal. Además, no compramos el activo en cuestión sino que especulamos con los movimientos sus cotizaciones.

Trading a través del Smartphone

En el trading de CFDs hay diversos activos con los que operar: existe el trading de Forex, trading con criptomonedas, trading con materias primas… la forma de operar es la misma, las herramientas son las mismas, lo único que cambia es el mercado que deberemos dominar para poder operar correctamente, ya que la actualidad no afecta de igual manera a las materias primas que a las criptomonedas o al Forex.

Trading de Forex

¿Qué es el Forex? El Forex es, por volumen de liquidez que mueve diariamente, el mayor mercado mundial con más de cinco billones de dólares diarios. Es el mayor mercado porque está presente en casi cualquier transacción internacional, ya que pocos países comparten divisa, y por lo tanto es necesario adquirir la moneda del país del proveedor para poder comprar su producto, y eso se realiza en el Forex, que es un acrónimo formado con las palabras foreing exchange.

Pero el Forex no es coto privado de quienes se dedican al comercio internacional, ya que hay quienes tratan las divisas como mercancía, es decir, se compra una moneda barata y se vende cuando sube de precio, e incluso se utilizan ciertas monedas muy estables como valor refugio en naciones donde la inflación es la norma, como Venezuela o Argentina.

Y también tenemos un último uso del mercado de divisas representado en el trading de Forex, que al igual que el trading de CFDs también funciona con apalancamiento. En esta forma de operar en ningún momento poseeremos las divisas con las que negociemos, simplemente operaremos aprovechando las variaciones en sus cotizaciones. Por ejemplo, en el par GBP/USD si creemos que la libra va a bajar con respecto al dólar -por ejemplo porque pensamos que las negociaciones del Brexit no van por el buen camino- nos colocaremos en corto con respecto a la libra y en largo con respecto al dólar, es decir, según nuestra predicción la libra pierde con respecto al dólar y por supuesto el dólar sube con respecto a la libra.

Como decíamos más arriba el trading online en cualquiera de sus formas tiene sus riesgos, nada desdeñables, de perder la inversión realizada, dado que movimientos bruscos del mercado pueden sacarnos de nuestras posiciones con pérdidas muy rápidamente, por lo tanto antes de empezar a operar debemos formarnos a conciencia, asegurarnos de que operamos con un bróker regulado y de que con nuestro bróker no podemos perder más de lo que estamos dispuestos a arriesgar, si no queremos arriesgarnos a quedar endeudados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.